¡COMO VIENE VA! Daisy Granados

domingo, 14 de octubre de 2012


¡COMO VIENE VA!
(10-7-12-9:15AM)
Estimado Aldo:
Sin sorpresa leo la narración de Ballagas en NuevoAcción donde la esposa de éste cuenta como fue agredida y vituperada por Daysi Granados cuando los sucesos del Mariel justamente en la Bodega de 3ra y C, mi bodega también. A mí me pasó otro tanto aunque no se atrevió a pegarme pero me dijo: “Oye tú, ya estás en libertad, deberías seguir presa en Manto Negro, gusana, kkkkkkk, bla, bla...
etc".
Esa mujer es una cloaca, amoral, y se hizo actríz a fuerza de prestarle "su marido" a Alfredo Guevara. No me pegó porque sabía que yo había ganado un campeonato de Esgrima y entonces yo tenía una juventud y fortaleza física que, como dicen los cubanos "no era fácil".
Ahora la Granados viene aquí, al corazón del exilio desvergonzadamente y a DARNOS LA RAZÓN. Ha tenido que doblar el cogote. !Qué pena, que sucia, que canalla!
Teresita Mayans (Foto de arriba) 
CARTA ABIERTA A LA ACTRIZ DAISY GRANADOS
Daisy, sé que estás de visita en Miami. Como nos conocemos y hemos sido amigos desde niños, te envio estas letras.  
Siempre me han alegrado tus éxitos artísticos y cinematográficos. Recuerdo con mucho cariño a Isabel, tu mamá, a tus hermanos Alfredito y Alberto (compañero mio en la prisión política y más tarde fallecido) tu casa en la calle Merced, entre Picota y Curazao... ¿Recuerdas a tu amiga Daisy "La Mora", al "Cuso", a Oscarito "el Chino, los "mates" en el Cine Ideal, que estaba en el Arco de Belen, al Baturro, al "puesto" de chinos y sus majúas fritas?
Daisy, aunque sé que desde que te casaste con Pastor Vega, te volviste una oportunista y te plegaste al régimen castro-fascista y a pesar de que recuerdo perfectamente como para "ganar galones", repudiaste públicamente a mi primo, tu viejo amigo del Casino Deportivo, Ramón Rey Morones, "el Pecas", cuando éste cayó preso por oponerse a la dictadura pro soviética, siempre traté de buscar una disculpa a la amiga de la infancia y pensé que todos no nacimos para ser dignos, ni valientes, y en mi mente a pesar de todo lo sufrido por mi en las prisiones castristas, siempre traté me minimizar tu cobardía moral y tu falta de lealtad hacia eso que llamamos, amistad.
Siempre lo traté, créeme. No obstante, desde que leí el testimonio de mi amigo "Manolo" Ballagas, que narra cuando vilmente en 
Cuba agrediste a su esposa, la actriz Juanita Baró, ya no podrá ser jamás asi. (Nota de N.A,- Lea ese testimonio en la edición del viernes 5 de Nuevo Acción)
Yo no te quiero juzgar, que te juzgue Dios y tu conciencia, si algo te queda de ella. Si fuese así, creo que te deberías sentir terriblemente mal.

Gabriel "Gaby" Astengo, (Alguien que por esas cosas 
del destino, algún día fue tu amigo)