¡CONDONES PARA ÁFRICA!

jueves, 6 de septiembre de 2012


¡CONDONES PARA ÁFRICA!
(8-27-12-5:00PM)
por Esteban Fernández
El otro día me decía mi "alter ego", Stevie Mayabeque, que "Él nunca se las ha dado de escritor, ni de periodista ni de literato, que simplemente su mérito reside en que gracias a sus consejos yo he logrado escribir durante 45 años porque él es un tremendo observador"... Lo miré sorprendido y le dije: "Mi socio, dame un ejemplo ¿dime algo que la gente y yo no vemos?"...
Y Stevie, mi "alter ego", me responde: "O.K. allá va eso: yo nunca doy un solo centavo para todas esas campañas de enviar dinero a África. En primer lugar porque creo que detrás de toda esa propaganda hay un montón de organizaciones llenas de burócratas ganando salarios muy superiores al mío y al tuyo. Además, África está llena de gobiernos corruptos que se roban el 90% del dinero. Pero eso es lo de menos. La observación grande mía es cuando ponen las escenas de miles y miles de seres humanos viviendo a la intemperie, sin albergues, rodeados de moscas y de polvo, semidesnudos, en harapos, obviamente sin bañarse por meses y siguen haciéndole barrigas a las mujeres"...  
 E insiste mi "alter ego": "Vaya, gente enclenque, muertos de hambre, con paludismo, con piojos. Una situación terrible, paupérrima, denigrante, y una propaganda dirigida estrictamente a conmover nuestros corazones y a que les enviemos dinero. Y logran el objetivo"...  
Yo callado y él continúa: "Si, chico, como te dije, donde comienza mi OBSERVACION Y MI DESCONFIANZA es cuando noto sorprendido que esos hombres y esas mujeres en condiciones deplorables están rodeados por cientos y cientos de niñitos de todas las edades, y hasta de montones de recién nacidos. Vemos a las madres con los senos que les llegan a las cinturas dándoles leche (no creo que tengan mucha leche) a sus hijitos. Muchos de ellos tienen la terrible enfermedad del SIDA y las transmiten a sus muchachitos"...  
Y sigue diciendo Stevie Mayabeque: "Para mí (según mi humilde observación) lo primerito que hay que hacer antes de enviarles dinero es coger unos altoparlantes y gritarles con todo lo que nos da los pulmones: ¡PAREN EL COITO, COÑO!. Y que conste que esa es la forma  fina en que tu lo dirías,i fuera yo él del altoparlante usaba una mala palabra cubana en lugar de la fina palabra "coito"....  
Y prosigue en su descarga: "Sí, Esteban, yo me quedo frío observando que esta gente apenas sin comida, sin agua potable, sin un lugar adecuado donde acostarse, rodeados por cientos de conciudadanos las 24 horas del día, sin hospitales, siguen haciendo y pariendo miles de niños"...   
"En África lo que hace falta es un año (por lo menos) de abstinencia sexual. ¡Paren el sexo por un rato a ver que pasa! Y si no quieren (y no van a querer)  entonces que todo el dinero que se envíe sea en cajas y cajas de condones. Y que todos esos altos ejecutivos de esos organismos internacionales se ocupen de observar (y ayudarlos a ponérselos si fuera necesario) que todos esos morenos se pongan los condones bien puestos"...  
"Pero, que va, algo que me horrorizó el otro día fue ver por la televisión a un pobre negrito de unos cinco años de nacido en la rivera de un río lavando una ropa y poco a poco se le acercaba un cocodrilo, casi llegó a su lado y se lo come. Ya cuando estaba a menos de un pie de distancia el muchachito notó la presencia del enorme lagarto y salió corriendo despavoridamente. Y mi observación es la siguiente: ¿por qué el H.P. camarógrafo (asalariado de esos organismos internacionales de ayuda a Africa) no alertó inmediatamente al niño y le tiró la cámara por la cabeza al cocodrilo? Por cierto que con el valor de una de esas cámaras se pueden comprar un millón de pastillas anticonceptivas"...  
Y remachó mi "alter ego", Stevie Mayabeque, diciéndome: "¡Compadre, si muchos sacerdotes juran castidad eterna porqué esta gente no puede refrenarse de hacer el sexo aunque sea por un año. Y todo estuviera mejor en África. Escribe algo sobre este tema"...