SIN MORDAZA Y SIN TARIFA: LA VERDAD ANTE TODO

sábado, 3 de diciembre de 2011

SIN MORDAZA Y SIN TARIFA: LA VERDAD ANTE TODO
(11-30-11-5:00PM)
Por Aldo Rosado-Tuero-Director de Nuevo Acción.
"La verdad de la verdad / y la verdad verdadera / y la verdad como un templo / son verdades como fieras" 
Criticamos la flojera de la Administración Obama con la tiranía castrista, pero es honrado y necesario destacar, que el pueblo de Cuba, la masa de ciudadanos y los "líderes disidentes y opositores" no han hecho nada para merecer que un Presidente de otra nación, metida en problemas enormes, como lo está esta Nación en estos momentos, actue de forma decisiva para derrocar a quienes oprimen a los pasivos cubanos.  Ni Barack Obama, al igual que George Bush, ni ningún otro presidente, podrá convencer a la opinión pública y a los grupos de poder de la nación, para que tome medidas drásticas para liberar a un pueblo aborregado, impasible, que acepta callada y servilmente toda imposición y todo atropello, sin una muestra de protesta viril generalizada y visible y cuya reacción es irse del país.
Si eso no lo entiende nuestro pueblo. Si los que se proclaman líderes dentro del Archipiélago, no se deciden ellos a hacerlo, ni inculcan en sus seguidores la idea de que hay que despertar del letargo y amarrarse los pantalones, nunca habrá ningún mandatario extranjero que les dé una mano en su lucha. Tienen que entender que los protagonistas de nuestro destino somos los cubanos. Que no importa quien esté en la Casa Blanca, sea demócrata o republicano, no hará nunca nada por un pueblo que no da muestras de rebelarse, ni intenta romper sus cadenas; y que,  si demuestra con hechos heróicos, con acciones contundentes, que está dispuesto a pagar el alto precio que cuesta la libertad, sea quien sea el inquilino de la Casa Blanca, se verá en la necesidad de ayudarnos en la lucha. Así de sencillo y de fácil es la ecuación.
Por lo que es fácil deducir que tanto los de allá, como los de aquí, tendremos que empezar a actuar de verdad si esperamos que alguien nos dé una mano en esta tarea que es nuestra y solamente nuestra. Que la libertad no se obtiene ni regalada,  ni se concigue  mendigándola.